Alcalá de Henares
Grupo Scout Calasanz-Val Grupo Scout Calasanz-Val
  Facebook del Grupo  Twitter del Grupo  Canal de Youtube  Galería de fotos de Picassa  Galería de fotos de Picassa  Blog del Grupo 

Historia del Grupo

Para dotar de contenido esta sección de historia del Grupo de la página web, hemos incluido un escrito que elaboró una responsable del Grupo hace unos años. Esperamos que os sirva para haceros una idea, aunque desde que se redactó esta historia hasta hoy, hay 6 años que tenemos que plasmar. ¡Trabajaremos en ello!

"Esta es la historia de nuestro grupo, vuestro grupo. Es la historia vivida y mezclada con los sentimientos y percepciones de una persona que ha crecido unida a este grupo. La historia de nuestra asociación.

Hace muchos años, en plena movida madrileña, en pleno movimiento social y antiasociativo, nace nuestro grupo. En febrero de 1982, Lourdes, una monja y educadora del colegio Escolapias junto con Valentín, cura y educador del colegio Escolapios, deciden unirse y crear un grupo scout (mSc) en Alcalá. Informan a todos los alumnos de los centros para dar comienzo con el proyecto en Marzo del mismo año.

Junto con un grupo de padres de chavales que querían saber de qué iba esto y conocer qué iban a hacer su hijos, Ángel, Fermín, Mª Luz, un grupo de estudiantes universitarios voluntarios, Susana, Gema, Raúl, Javier, Bacalao, y unos 200 chavales, ilusionados por hacer algo nuevo, por disfrutar en y con la naturaleza, por crear nuevas amistades, comenzaron a marcar el camino de nuestro grupo.

Aquellos maravillosos años éramos tantos que teníamos que llevar un cartel dibujado por nosotros con nuestro nombre para que nos conocieran, teníamos que llevarnos el material de casa para poder hacer las actividades. No teníamos nada, pero lo poco que había se compartía, dejaba de ser de uno mismo y pasaba a ser de todos.

Cada sábado, en la explanada de la ermita del Val nos juntábamos. Teníamos ganas, ilusión, queríamos implicarnos, era nuestro grupo.

Así pasó el primer año, no pudimos hacer acampadas ni campamento por que no teníamos material para ello; como mucho nos íbamos de marcha a Meco, a los cerros.

A lo largo del año 83 los escolapios decidieron cedernos unos de los locales que estaban en el sótano del colegio. Durante 8 años estuvimos allí ubicados.

El grupo se iba formalizando, se crearon los estatutos, algunos de los monitores se fueron, otros nuevos llegaron, se creo el primer cargo de tesorería, que recaudaba los 20 duros que de cuota se pagaban, y el número de chavales se estabilizó quedándonos unos 100 en total. Se estabilizaron las unidades y se creó el primer proyecto de ronda.

Se incorporó un nuevo jefe de grupo, Carmelo, que venía de otro grupo de Scouts de Madrid, y Lourdes y Valentín nos dejaron en buenas manos.

Se eligieron los colores de la pañoleta por votación entre los chavales, y se realizó la primera acampada de verano en Cercedilla, con material cedido por el ejército.

No había dinero y el poco que se recaudó aquel año se lo llevo nuestra primera tesorera que decidió abandonarnos junto con 15.000 pesetas que se habían recaudado.

Un monitor de lobatos, Fermín, decidió meter a su mujer, MªVal para que llevara la tesorería. Ella no quería hacer más, no la gustaba el campo, pero la convenció de tal manera que al año pasó a ser la nueva coordinadora del grupo y estuvo 15 años como monitora, coordinadora, implicándose al máximo, 15 años saliendo todos los meses al campo y junto con su marido usando sus vacaciones para sacar adelante cada campamento.

A lo largo del 85 y 86 nos pusimos manos a la obra para poder comprar material y realizar nuestro primer campamento, Cantalojas 86.

Teníamos que conseguir dinero para poder comprar tiendas, alguna cocina, algún fumigas. los chavales, padres y monitores durante la semana trabajábamos duro para conseguir cada mes un poco más. En aquella época la gente cambiaba las ventanas de hierro de las casas por las de aluminio y eso lo pagaban bien en la chatarra. Los días de diario el grupo se desplegaba; unos recogían papel y cartones, otros ventanas, el cartón de los huevos, los casquillos de las botellas,. y los sábados por la mañana quedábamos por grupitos para llevar lo recogido a la chatarrería y conseguir un dinerillo que por la tarde, en el grupo se ingresaba. Cada sábado una unidad se iba de visita a la universidad, nos la conocíamos de memoria, pero al salir nos daban un block de notas y un boli de propaganda, que dejábamos en el local como material. Un grupo numeroso de padres se puso a trabajar soldando hierros. Reciclando todo lo que se encontraban nos construyeron las primeras estructuras de las letrinas, la cocina y las mesas, aun que éstas tardaron un año más en llegar y en el primer campamento las tuvimos que fabricar con troncos caídos, nos teníamos que sentar todos a la vez, porque si no se desmoronaban.

Gracias al esfuerzo de todos se realizó el primer campamento. Teníamos las tiendas y las principales infraestructuras, el resto, coches, bidones, cacerolas, . cada uno llevó lo que tenía poniéndolo al uso de todos.

Los chavales no teníamos casi material, teníamos que esperar a reyes o cumpleaños para poder comprarnos las chirucas que había que darles mil capas de grasa de caballo para que no calasen, la mochila naranja Arán y los sacos papelillo de fumar.

Los padres se venían de cocineros a campamento, durante algunos años estuvo viniendo un padre que era médico.

Nuestras primeras veladas, nuestras tiendas,. y así vivimos nuestros primeros años. Cada sábado, cuando terminaban las actividades nos quedábamos jugando en el colegio, no queríamos irnos a casa, allí conocimos a nuestros amigos, nuestros juegos, nuestras experiencias y nuestras primeras hazañas.

Empezamos a colaborar con el Ayuntamiento. Al principio nadie nos quería, nos llamaban fachas, falangistas, nuestra presencia no era grata, pero tuvimos mucho empeñó, muchas horas de trabajo y a día de hoy hemos conseguido ser la asociación en Alcalá más respetada. Ahora nos piden ayuda, consejo, se asombran de nuestra implicación y empeño, de nuestra profesionalidad, organización, de nuestro trabajo.

En verano quedábamos para pintar y arreglar los locales, cualquier excusa era buena para seguir viéndonos. Salíamos juntos, nos disfrazábamos en carnaval, descubríamos las estrellas, aprendíamos construcciones, y desarrollábamos proyectos de acción social. Durante unos años a nuestro campamento venían niños con problemas sociales, vendíamos pins para comprar juguetes en navidad, pedíamos comida por las casas para familias necesitadas, organizábamos conciertos y las noches de los viernes nos íbamos al centro de Madrid para ofrecer compañía, charleta y un café calentito a los sin techo.

Defendíamos la insumisión, reflexionábamos sobre los problemas de la hoy llamada globalización, nos preocupaba nuestro planeta y sus gentes.

Pasaron así estos 8 años y cuando empezábamos a ser algo en la ciudad los Escolapios se quisieron quedar con el grupo, transformándolo en una asociación religiosa, pero no quisimos, era un caramelo muy apetitoso y no estábamos dispuestos a perder nuestra esencia. En este grupo nunca se ha discriminado a nadie por etnia, clase social, creencias,. y no estábamos dispuestos a hacerlo, por lo que al regresar de un campamento nos encontramos en la calle, con nuestras cuatro cosas y en la calle.

Durante unos días nuestras pertenencias durmieron en un guardamuebles, hasta que MªVal se encerró en el Ayuntamiento hasta que nos ayudaran. Consiguió que el colegio en el que hoy estamos nos lo cedieran cada sábado y alquilamos un local, en la calle Pescadería. Éste local no nos duró mucho ya que tuvieron que rehabilitar el edificio y nos vinimos al local actual.

Seguíamos teniendo un gran número de chavales pero hubo una época en la que nos escasearon los monitores, por lo que decidieron echar mano de los pioneros más mayores que por aquel entonces teníamos 16 y 17 años. Nos mandaron a Madrid para hacer el curso de monitores y así continuar por el camino que aquel día de aquel año decidieron comenzar. Con 16 años tuvimos que espabilar, madurar, aprender a gran velocidad, responsabilizarnos de nuestra unidad,. pero siempre con el apoyo de los coordinadores del grupo, que no nos dejaban ni respirar.

Fuimos miembros fundadores del consejo de la juventud en Alcalá, de la comisión de infancia y juventud, de la comisión de educación.

Se fue incorporando otra gente, Fermín y MªVal decidieron descansar seguros de que quienes quedaban iban a seguir perfectamente con la metodología y la marcha del grupo. Primero fueron Julián y Mascota, luego Blas y Julio, Teresa y Guillermo.

Nacieron nuevos proyectos, vivimos nuevas experiencias. Han sido tantas cosas,. que han construido nuestras vidas, las de muchos, porque para muchos de nosotros el grupo ha sido y es una de las partes más importantes de nuestro ser.

Aquí hemos crecido, hemos soñado, hemos aprendido, nos hemos formado, nos enseñaron a pensar, a sentir, a trabajar, a ilusionarnos, a comprometernos, a que las cosas las podemos cambiar, a dar las gracias, a pedir perdón, a ser igual que los demás, a no tener propiedades, a imaginar, a oler, a observar, a tener el valor de la amistad, a enamorarnos de la vida, de los demás, a ser felices, a ser austeros, a llevar hasta el final lo empezado, a saber reír y llorar, a ser un granito de arena y a no olvidarnos de que grano a grano se construyen grandes playas. Aprendimos a amarnos y a amar, a reconocer fallos y rectificar, a disfrutar de una puesta de sol, a valorar una piña y un cacho de pan, a mojarnos de vida bajo la lluvia, a andar por muchos caminos sin perdernos, a descubrir nuevas formas de vida.

Hemos sido muchos, más de mil, los que llevamos y llevaremos la pañoleta en nuestro más profundo interior. Unos seguimos, otros están, los hay que se han ido lejos, muy lejos, pero cada noche vuelven, brillantes. Y todos, todos formamos parte de esta historia, de este cuento mágico y real.

Queremos que éstos sigan siendo nuestros objetivos, no nos vamos a rendir ni a cambiar, podemos rectificar, pero seguiremos siendo quienes somos. Seguimos siendo lo que fuimos, porque somos nuestro trabajo educativo y eso no se cambia.

Gracias a todos, gracias a Lourdes, Valentín, Carmelo, Goyo, Susana, Gema, Javier, Bacalao, Luís, Ángel, Jesús, MªLuz, Araceli, Pilar, Elisa, Barbas, Fernando, Raúl, Alfredo, Ana, Mayte, Candela, Covi, Mascota, Fermín, MªVal, Julián, Chollo, Almudena, Julián, Ramón, Mila, Isabel, Eladio, Julio, Ángel, Nemesio, Miguelito, Raúl, Félix, Pedro, Julio, Guiller, Tere, Raúl, Mayte, Begoña, Itziar, Isabel, Julia, Peri, Gema, Julián, Noelia, Nieto, Hospy, Jorge, Elena, Luis, Víctor, Frodo, Marta, Nacho, Jorge Juan, Irene, Ainhoa, Luis, Juan, MªCarmen, Teo, Mari, Chelo, Chiqui, MªJesús, Celes, Jesús, Andrés, Sole, Maite, MªBel,.........

Y ahora corren otros tiempos, tiempos difíciles para la educación, para la implicación, para el compromiso. La sociedad cada vez exige más individualismo, egoísmo, comodidad, cada vez es más necesaria la formación para nuestro engañoso estado de bienestar, pero ¿qué pasa con la educación en valores, con la implicación social, ., con la felicidad?

Es necesario abrir nuestras mentes, afrontar una nueva realidad social pero sin perder nuestro camino, sin renunciar a nuestra felicidad. ¿Qué pasa con nuestra formación como personas humanas?¿Qué ocurrirá con nosotros mañana?

El tiempo pasa deprisa, y no podemos volver la vista atrás y no destacar nada. No podemos paralizarnos porque mañana ya es hoy y. Cada vez los chavales tienen más información y cada vez están mas desinformados. Cada vez se convierten antes en pequeños consumistas sin costarles trabajo. Se pierde el valor de las cosas, se alejan los sentimientos,.

Hay tiempo para todo, cualquiera podemos conseguir lo que nos propongamos, pero para eso hemos tenido un aprendizaje, una buena base en la infancia, nos han marcado límites, pero contando con nuestra palabra. Necesitamos un buen desarrollo en la adolescencia, con apoyo, escucha, comprensión, comunicación, paciencia, y un saber elegir el camino en la juventud.

No pretendemos enseñar ningún camino, sólo queremos enseñarles a usar la "brújula". Sabrán lo positivo y lo negativo de cada viaje, pero serán ellos los que decidan hacia donde tirar. Si se equivocan, aquí estamos, si se pierden, sólo tiene que llamarnos, si dudan, les ayudaremos a pensar para que decidan como seguir, si vuelan solos, con sus corazones volaremos nosotros.

A lo mejor nosotros lo vemos fácil, o no, pero con trabajo, con esfuerzo, con implicación,. podemos lograrlo.

Son vuestros hijos, no los nuestros, pero voluntariamente y sin cobrar un duro, estamos dispuestos a involucrarnos en que busquen su camino. No nos importa qué sean, de qué familia vengan, sólo nos preocupa que se encuentren a sí mismos y a su felicidad. Para ello invertimos mucho tiempo, no son sólo los sábados, son también días de diario, largas reuniones, domingos, festivos,. y así todo el año.

Y por eso no entendemos qué ocurre, cuál y dónde está el fallo. Si es nuestro, decírnoslo para rectificarlo, si no es así, nos gustaría analizarlo.

El grupo de monitores, profesionales de la educación, titulados, desde hace un año nos preguntamos qué puede estar pasando. Los chavales y los padres no se implican, no preguntan, no interaccionan,. creemos que no se nos ve como agentes educativos, creemos que se nos ve como simples monitores que entretienen a vuestros hijos, y la diferencia es grande. No somos monitores, somos educadores. No hacemos marionetas, nos planteamos objetivos educativos que trabajar a través de un taller de marionetas. Somos jóvenes, pero no inexpertos, somos profesionales de la educación en contextos no formales. Pero no somos dioses.

Este grupo es una gran comunidad. Todos somos el grupo; los padres, los chavales, los educadores,. todos formamos este grupo. Si corren buenos o malos tiempos es responsabilidad de todos.

Queremos facilitar el espacio y el momento para que padres e hijos compartáis vuestro tiempo, aprendiendo, riendo, etc.

Este grupo no es ninguna tontería, tiene mucha importancia, y sólo, sólo cuando pasan los años te das cuenta de todo lo que en tu vida y forma de ser te ha marcado.

Queremos que seáis los próximos a los que dar las gracias, queremos que este gran proyecto humano siga cumpliendo años, y que algún día, los educadores, como muchas veces ha pasado, sean los actuales lobatos".

Susana Cembellín Arribas
En Alcalá de Henares, a 17 de Enero de 2004


El Grupo Scout Calasanz-Val es una entidad inscrita en el Registro Municipal de Asociaciones Vecinales del Ayuntamiento de Alcalá con el núm. 41, grupo reconocido de la asociación educativa Scouts de Madrid-MSC, inscrita en el Registro de Asociaciones de la C.A.M. con el núm. 20.134, en el Censo de Asociaciones Juveniles de la C.A.M. con el núm. 94/0071, miembro activo del Consejo de la Juventud de la C.A.M. y miembro de la FEVOCAM (Federación de Voluntariado de la C.A.M.), e inscrita dentro del Ministerio de Justicia con el núm. 1776 SE/C.
Grupo Scout Calasanz-Val  Scouts de Madrid-MSC  Scouts MSC nietotic.es